Posteado por: Aida | noviembre 27, 2007

Detour

Detour

Director: Edgar G. Ulmer

Guión: Martin Goldsmith (Novela: Martin Goldsmith)

Reparto: Tom Neal, Ann Savage, Claudia Drake, Tim Ryan, Edmund MacDonald, Esther Howard, Pat Gleason

Año: 1945

Duración: 64 min.

Al Roberts, pianista en Nueva York, quiere ir a Los Angeles, ciudad donde se ha mudado su novia, y decide hacer dedo para llegar hasta allí. Una noche lluviosa, un hombre llamado Haskell le recoge. Pero en cuanto paran para proteger el coche de la lluvia, el conductor muere de un repentino ataque al corazón. Al, al imaginar que la policía nunca creerá que haya sido una muerte natural, decide esconder el cuerpo.

Detour es una gran película de cine negro llena de imperfecciones técnicas. Fue filmada en sólo 6 días y con un bajísimo presupuesto, ya que proviene del sector pobre de Hollywood. El protagonista, Tom Neal, sólo sabe poner cara de estreñido durante toda la película (como puedes ver en las fotos), y es que todos los actores que participan en ella son sacados de otras cintas de serie Z, ya que no había dinero para contratar actores decentes. Pero esas caras de Al te llegan de alguna manera al subconsciente (quizá porque en la vida real, Neal tuvo tan mala suerte como su personaje y fue acusado de homicidio involuntario).

detour.jpg detour2.jpg

En Detour te exasperan los saltos en la narración, las escenas mal montadas, los mil detalles que muestran como el director intentaba ahorrar todo el dinero que pudiera (hay momentos en los que los montadores pusieron el negativo al revés y parece que la acción transcurra en Inglaterra, ya que el conductor va en la parte derecha del coche, muchas escenas que en teoría pasan en lugares diferentes se escenifican en el mismo, la proyección de los paisajes a través de las ventanillas de los coches siempre es la misma secuencia… y un largo etcétera).

Pero todas estas imperfecciones, lejos de arruinar la película, la engrandecen. Detour es auténtico cine negro. Nos muestra la historia desde el punto de vista del protagonista, un “malo” que se cree bueno, que se siente golpeado por la vida. Un hombre que siente lástima de sí mismo, un perdedor que habla constantemente al público, quejándose de su situación y de su vida.

Y eso es lo bueno de Detour. Que te llegas a creer las propias mentiras que se crea el protagonista. Te contagias de sus infortunios, su impotencia y su sumisión y toda esa pesadilla te envuelve, haciéndote vivir una historia muy difícil de olvidar.

Te recomiendo estos 64 minutos de cine barato de los 40 muy encarecidamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: